6 Creencias sobre el Alargamiento del Pene Sometidas a Debate

el-pene-a-debate

Durante años y a través de diferentes medios, los vendedores nos han convencido en creer en esos productos milagrosos para alargar el pene. Lucrándose con la inseguridad de muchos hombres con respecto al tamaño de su miembro; te ofrecen bombas de vacío, pastillas, ejercicios, entre otros, asegurando sorprendentes e increíbles alargamientos. Descubre algunas creencias, detrás de tantas falsas promesas.

1. Comprobado científicamente

Hay métodos  o productos, que dicen estar avalados por investigaciones científicas como el Método Chartham que certifican su efectividad y seguridad, y confirman que sí se puede agrandar el pene de forma natural. Estas investigaciones están realizadas con grupos de control. Es decir, hubieron hombres que realizaron los ejercicios de agrandamiento de pene y otros que no los realizaron. En este sentido, sí se puede confirmar que es posible agrandar el pene naturalmente con ejercicios. La cosa cambia cuando se trata de otros métodos supuestamente milagrosos tales como las pastillas. Sin embargo, si nos fijamos bien, en muchas etiquetas se puede observar donde aparece, que la información no está respaldada por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA). Tanto así, que hasta el momento ni la FDA ni la Asociación Americana de Urología han aprobado ninguna medicación o instrumento para alargar el pene por razones estéticas. A pesar de ello, sí hay investigaciones independientes como la anteriormente citada del Dr. Chartham que avalan los resultados clínicos de los métodos naturales. Por esta razón, es recomendable tender siempre hacia métodos que no pongan en riesgo ni nuestra salud ni nuestra integridad física.

2. Una cirugía y ya está

En la actualidad podemos encontrar también diferentes técnicas quirúrgicas para incrementar las dimensiones del pene. Las más conocidas son las inyecciones de grasa en el miembro masculino, para engrosarlo y el corte del ligamento suspensorio para alargarlo.
Mucho se especula, sobre la eficacia de estas intervenciones, las inyecciones de grasa por ejemplo se dice que pueden hacer perder la sensibilidad del miembro, mientras que con el corte del ligamento suspensorio se puede perder el soporte del pene y quizá no responda igual durante la erección.
Según algunos estudios, se habla que estas cirugías pueden provocar infecciones riesgosas, inconvenientes para cicatrizar, deformación del pene y perjudicar su funcionamiento, sin hablar de lo costosas que resultan.

3. La Bomba de Vacío

Se trata de un instrumento externo, que funciona para tratar la disfunción eréctil pero no sirve para alargar el pene, se encarga de succionar la sangre para que llegue al pene y de esta manera lograr una erección. Generalmente, al conseguir la erección se puede percibir el miembro más grande de lo normal, pero al estar flácido nuevamente, el tamaño es el mismo.
Según la FDA, el uso excesivo de este dispositivo, puede dañar el tejido elástico del pene, y provocar lesiones o hasta una infección; por si fuera poco, puede además incrementar la disfunción eréctil ya existente.

4. La pastillita milagrosa

Muchos son los medicamentos en el mercado que garantizan aumentar el tamaño del pene definitivamente, con componentes de origen natural, hierbas, vitaminas y hormonas. Hasta ahora, no se ha logrado demostrar su efectividad. De igual manera, pasa con las cremas y lociones con testosterona que colocan a los niños, supuestamente para apresurar su pubertad y producir el aumento del miembro.

5. Viagra lo soluciona

Hay hombres que piensan que los fármacos para la disfunción eréctil, como el Viagra o el Cialis, impulsan el alargamiento del pene. Esto no es cierto, pues las medicinas solo incrementan temporalmente la circulación de la sangre en el pene logrando una erección, y quizá percibas el miembro más largo y grueso durante el proceso, pero esto no es permanente.

6. Hecho en Casa

Otro sistema muy utilizado son los ejercicios caseros, llamados Jelquings. Existen muchas maneras de realizarlos, pero por lo general, se basan en presionar y estirar el miembro, para desplazar la sangre desde la base a la punta, permitiendo de este modo que el tejido del pene se agrande, los resultados de estos ejercicios, son algo inciertos pero se conoce que puede provocar irritaciones en la piel, dolor e incluso deformar el pene.
Son muchas las falsas creencias que existen referente a este tema, por eso es necesario que te informes bien antes de tomar una decisión. Pues algunos métodos, prometen ayudarte y se lucran con tu desesperación, vendiéndote instrumentos que terminen perjudicando tu cuerpo y tu salud.
Muchos son los hombres que quieren aumentar el grosor y el largo de su miembro, ya sea porque no están a gusto con lo que la naturaleza les ha dado; y gracias a eso, muchos mal intencionados toman esto para posicionar sus productos, que en la mayoría de los casos, no solo no funcionan, sino que además pueden generar daños irreversibles en el órgano sexual masculino, como una disminución de la capacidad eréctil, impidiendo la oportunidad de tener relaciones íntimas con su pareja.